el blindaje a Chávarry continúa

Recorrido a la "Isla Azul. Láminas de Iquitos", resto arquitectónico europeo, cuyas paredes recuerdan la nefasta época de la Fiebre del Caucho

Visita guiada a la exposición fotográfica . Ingreso libre.

Publicado: 2019-01-09

Mañana jueves 10 de enero, a las 7 pm, se realizará una visita guiada a la exposición “ISLA AZUL. Láminas de Iquitos” a cargo de Malú Cabellos y Jorge Villacorta, en el Centro Cultural Inca Garcilaso del Ministerio de Relaciones Exteriores (Jr. Ucayali 391, Lima). El ingreso es libre. 

Iquitos fue la ciudad-puerto protagonista, junto a Manaos, de la Fiebre del Caucho (1880-1918), uno de los periodos de la historia peruana más alejados de nuestra memoria y que significó devastación, masacres y torturas para la población amazónica. Paradójicamente, esta época solo pudo ser visibilizada con la publicación de El Libro Azul británico, informe de las investigaciones realizadas por el cónsul irlandés Roger Casement. Hoy Iquitos convive con los restos arquitectónicos europeos cuyas paredes están repletas de historias.


La fotógrafa Malú Cabellos ingresa por la puerta de una de estas construcciones, el “Edificio Azul”, símbolo del absurdo, la corrupción y el abandono, para desarrollar su proyecto fotográfico en el que tercamente se impone este color.

Malú Cabellos (Lima, 1971), licenciada en Sociología por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, es graduada del Master Latinoamericano de Fotografía Contemporánea-Maldefoco (2015) del Centro de la Imagen. Ha trabajado como reportera gráfica en los principales medios escritos y como editora gráfica de publicaciones. Ha expuesto “Memoria Inca”, en 2007. Se desempeña como realizadora audiovisual de proyectos documentales. Ha dirigido dos cortometrajes, premiados en los concursos nacionales de DAFO del Ministerio de Cultura. Ha sido directora de segunda unidad de la película “De ollas y sueños”, que inauguró el Festival de Cine de Lima 2009.


Escrito por

José Antonio Japa Rojas

Periodista de locales que un día entró, sin avisar, a culturales y de allí nadie me saca


Publicado en