la mafia no descansa

"Tarshito se enamora del Perú"

Este jueves se inaugura muestra del italiano Nicola Strippoli, cuyo nombre artístico es Tarshito, en el Instituto Italiano de Cultura.

Publicado: 2019-10-07

El Instituto Italiano de Cultura, en el marco de la Giornata del Contemporaneo 2019, presenta la muestra "Tarshito se enamora del Perú", del maestro Tarshito, nombre artístico del artista nacido en Puglia, Nicola Strippoli que se inaugurará el jueves 10 en la Galería del IIC (Av. Arequipa 1055, Santa Beatriz). La muestra quedará abierta al 16 de noviembre de lunes a sábado de 9:00 a.m. a 9 p.m. 

La exposición muestra el recorrido artístico basado en el intercambio de saberes y de experiencias, rindiendo homenaje a la profunda relación que vincula al artista con el tema del viaje y al descubrimiento de un territorio que, por riqueza, complejidad y multiplicidad de estilos y tradiciones, abren el camino a nuevas oportunidades de conocimiento, al intercambio entre culturas y al encuentro entre formas de pensamiento aparentemente distantes. Algunas de las obras expuestas son fruto de la intervención de los artistas locales involucrados en el proyecto.

La serie de trabajos expuestos son testimonio de esta indagación artística y espiritual que explora la pluralidad de lenguajes y símbolos de las culturas más antiguas y las confronta con la mirada contemporánea y occidental del artista, generando un interesante encuentro de propuestas. La colección incluye obras realizadas por Tarshito en colaboración con artistas locales, sobre todo con Lastenia Canayo, que pertenecen a las etnias nativas de la Amazonia peruana.

Este estilo particular lo ha llevado a presentar sus trabajos, centrados en la reciproca comprensión, en países tan disímiles como India, Marruecos, Bangladesh, México y Corea del Sur. Y, finalmente, su búsqueda llega al Perú.


Sobre Tarshito

Nacido en Apulia en el 1952, se titula en la Facultad de Arquitectura de Florencia con una tesis sobre el teatro al aire libre. Poco después inicia un viaje por la India, que para él representa un renacimiento.

Los años ‘80 y ’90 ven a Tarshito protagonista de exposiciones individuales y colectivas y cada vez más creativamente empeñado en el arquetipo del Guerrero de Amor.

Pero es sobre todo con la importante muestra personal The Gold and the Clay (2001) curada por Daniela Bezzi y Jyotindra Jain en el Crafts Museum de Nueva Delhi que su recorrido artístico se expande, y al mismo tiempo, se focaliza en la exaltante práctica de colaboración con los artesanos hindúes. La sed de experimentación no conoce descanso y cada vez se involucra en nuevas relaciones de “compartir creativo”, mientras simultáneamente desarrolla un interés por crear un gesto propio con el pincel y experimentarlo sobre la tela.

El resultado es la infinita serie de Vasijas, grandes, enormes o pequeñas, en papel, tejidas o esculturas de grandes dimensiones, que son el más elocuente testimonio de su poética: la obra de Tarshito se expresa en el acto de acoger y llenarse y luego desbordar. Un transvase conceptual y emotivo que se da en la relación con la forma/materia del artesano, o guiando sesiones particularísimas de meditación, o proyectando obras que pueden considerarse monumentos de un tipo completamente nuevo y al mismo tiempo antiguo y purísimo de arte sacro. El artista se propone como un humilde canal de transmisión, de una creatividad que siendo ya en sí misma “don”, podrá solo compartirse alegremente, compartiendo la autoría.


Escrito por

José Antonio Japa Rojas

Periodista de locales que un día entró, sin avisar, a culturales y de allí nadie me saca


Publicado en