consume cannabis

"Presencia cultural": un espacio que no debe perderse

Opina la reconocida gestora cultural, Carina Moreno, quien dice que este tradicional espacio cultural puede reinventarse pero no desaparecer.

Publicado: 2021-01-25

Hace unos días estalló una noticia que me preocupó. Dejaría de emitirse “Presencia cultural” también en su formato en Facebook ya que desde marzo 2020 no se emitía a través de la señal del TV Perú. Entonces surgió la pregunta: ¿Cuál es el rol de la televisión pública? Sin dudas, dar pantalla a temas que aporten a la población en todo el país y ser el vehículo para llevar cultura y educación. Generar buenos contenidos, pero sin considerar (como si lo hace la televisión comercial) los niveles de audiencia. El trabajo es llegar cada vez a más personas y que, en este caso, las expresiones culturales se difundan.  

“Presencia cultural” nació hace 38 años de la mano de un periodista con experiencia que buscó dar espacio a la mayor cantidad de actividades culturales en el país y no lo hizo en las mejores condiciones porque no siempre habían cámaras y movilidad para cubrir una nota inactual. No sólo él sino también sus periodistas debían buscar la forma de llegar a las entrevistas, a veces poniendo de su propio bolsillo. Pero nada de eso se veía en cámaras cuando iba presentando nota a nota y aparecían historias de artistas noveles y consagrados.

El programa se convirtió en un espacio de prácticas y luego de trabajo para jóvenes estudiantes de la carrera de Comunicaciones de la Universidad Federico Villareal, de dónde llegaban cada año, una o dos aspirantes llegaban con muchas ganas de aprender a las canteras del programa cultural de mayor trayectoria en la televisión peruana. Y tuvieron al mejor maestro que cada semana daba lección maestra sobre cómo hacer televisión de calidad sin todos los recursos.

Y cada una de ellas (porque casi todas son mujeres “porque son más responsables”, según el propio Hermoza) fue aprendiendo y encontrando su propio camino. Todas atesoran el tiempo compartido y lo aprendido del maestro.

Tuve la suerte de conocer a muchos de ellas y de ver su consolidación, como es el caso de Martina Negrón, quien no sólo se dedicaba a la producción sino que acompañó a Hermoza en la conducción y asumió el programa cuando una enfermedad le impidió estar presente en cámaras. Con los años, la salud no le permitió al conductor retomar el programa y el canal optó por convocar a Alonso Rabí, escritor que ya había conducido el programa “Entre libros” en el canal estatal. 

Juntos, con Martina Negrón y el equipo (Yovana Mescua y Álvaro Olivera), diseñaron un nuevo formato más fresco del que sólo pudieron emitir programas de enero a la quincena de marzo. Muchas notas se quedaron sin editar y solo se pudieron dar repeticiones por dos meses más. Desde junio pasaron a producir notas para la cuenta Facebook del programa. El destino de este programa cultural es incierto, pero creo que es importante contar con un espacio de difusión para la cultura y las artes en el canal público. Todo no puede depender de la administración de turno y de sus pareceres, sino de una política cultural que cumpla con la promoción y acceso a la cultura a la que cada ciudadano tiene derecho según nuestra constitución.

DATO

Tomado del facebook de la Revista Voces.


Escrito por

José Antonio Japa Rojas

Periodista de locales que un día entró, sin avisar, a culturales y de allí nadie me saca


Publicado en